Este invierno, piezas que marcaron hitos en su momento como las medias de red, el velvet, las faldas midi, mangas acampanadas y el vinyl se reinterpretan para amoldarse al contexto actual. 

 

LA FALDA DE CHANEL

Desde 1915, las faldas de día dejaron de arrastrarse por el suelo. La falda midi, durante mucho tiempo considerada una enemiga por su largo – 35 cm del suelo-  no siempre favorecedor, se reincorporó al vestuario femenino en los bellos años 40 y regresa ésta temporada en diferentes géneros, con estampas o lisas, plisadas o al cuerpo.

Combinada con buzos deportivos y zapatillas, se logra un descontracturado sporty chic. Pero para las románticas parisinas, los stilettos y las remeras ajustadas son aliados.

EL VINILO DE TWIGGY 

En los años ‘60, en plena era espacial, Andre Correges y Pierre Cardin plasmaron su visión del futuro diseñando vestidos rectos, hechos completamente de vinilo. Su visión fue un total éxito y una de las grandes tendencias de esa época. Con un efecto radiante de aires retro-futuristas, unido a su carácter impermeable y liviano, se convierte en un género mucho más versátil de lo que creíamos en un principio.

El material más llamativo de la temporada hace que trenchs, minifaldas y accesorios no pasen desapercibidos

LAS MEDIAS DE MADONNA

Las flappers se las pusieron para bailar y escandalizar a la sociedad de los años 30, Marilyn las llevó para subir la temperatura, los punks las rompieron como símbolo de rechazo y Madonna las uso en los 80, década en la que gozaron de auge. Hoy las medias de red vienen con los decibeles más bajos y de una manera más urbana.

Como una pista, aparecen combinadas con high heels y pantalones o se asoman por la cintura. También las vimos como protagonistas, junto con algo suelto y zapatos bajos.

LAS MANGAS DE JANIS

La fiebre por los 70 las rescata y recupera el estilo de Janis Joplin. Este revival de mangas acampanadas no es nuevo, se venía anunciando a cuentagotas desde  2015 de la mano de Valentino, o la última colección de primavera-verano de Alta Costura de Versace. Firmas como Chanel, Gucci o Dior también han llegado a jugar con ellas en los últimos años, pero no siguiendo las reminiscencias setenteras que han poblado el low-cost. También tuvieron su momento a comienzos de los años 2000 con Britney Spears y Kelly Clarkson. Ahora invaden las vidrieras, traspasan todos los estilos y van directo a los armarios de las consumidoras. 

Una tendencia que se adapta a cualquier ocasión: reconstruye camisas clásicas de oficina  e invade la noche a través de monos y vestidos de gasa, crepe o satén.

EL TERCIOPELO DE ANA BOLENA

Su primera aparición se da en Egipto, aunque las primeras referencias de su uso se dan en el siglo XIII. El tacto suave del velvet y sus magníficos tintes hicieron de éste, una tela lujosa que vistió a la cúpula de la escala social a través de la historia. Hoy está en la noche, en el trazo de arabescos y en el mix de telas. Valentino, Armani, Rochas, Roland Mouret y Fendi lo incorporaron en sus propuestas como tejido predilecto para vestidos, faldas y pantalones.

La tendencia en argentina se traduce en prendas más casuales, como shorts, sleepdress, kimonos largos, remeras, blazers y propuestas de calzado.


Por Mar Hernandez Roque
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s