En el mes del amor, indagamos en el origen del día de los enamorados y proponemos varias alternativas a la hora de pensar un regalo para esa persona especial.

La historia comienza en Roma, con el gobierno de Claudio II. Éste había prohibido los matrimonios para los jóvenes porque creía que las personas casadas tenían un menor rendimiento en el ejército – dado que extrañaban más a sus parejas. Un sacerdote, Valentín, llevó a cabo numerosas uniones clandestinas y se hizo famoso en toda Roma, hasta que sus actividades llegaron a los oídos del emperador que terminó por encarcelarlo. Para ridiculizarlo, lo desafiaron a devolverle la vista a la hija del oficial encargado de apresarlo, Julia, que era ciega. Valentín realizo el milagro y se enamoró de la joven. El 14 de febrero, se llevaría a cabo su ejecución y el día anterior, el sacerdote le escribió una nota a su enamorada firmada como “Tu Valentín”.

De ahí el origen del envió de cartas y poemas de amor, que luego se transformaron en regalos, cenas románticas y diferentes maneras de homenajear a esa persona especial.

Para muchas parejas, un día más; para otras, una ocasión especial para demostrar a su media naranja lo mucho que la quiere con un detalle. Pero la cuestión se complica cuando tenemos que pensar un regalo. Hay presentes que no fallan, son atemporales y nunca están de más; por ejemplo una fragancia que los haga sentir únicos, explotando la sensualidad de cada uno, con notas florales frutales para ellas y con un toque de madera especiada para ellos. Givenchy y Guerlain lanzaron aromas inspirados en esta fecha: 

Dicen que quien regala una joya, regala un tesoro -y más si tiene una simbología agregada. “Regala una Llave de la Felicidad y abre el corazón de la persona que lo recibe”, sin dudas es un objeto de deseo que a más de una le gustaría recibir. Swarovsky, bajo los hashtag #GiveBrilliant #BeBrilliant, presentó la nueva colección Crystal Wishes,  toda una oda al romanticismo urbano, con el espíritu  romántico parisino.

Una buena opción puede ser un objeto que usen en su vida cotidiana. Regalar reproductores de música es un gesto que encanta a cualquier melómano. ¿Y por qué no dedicar, también, una playlist personalizada en Spotify?

Pero lo que más importa son las experiencias. Ya sea una cena, compartir un trago, un paseo al aire libre, un libro, una canción, algo que trascienda lo material y temporal. Si los planes son en casa, es un buen momento para brindar juntos par l’amour. Mumm y Absolut se preparan para noches románticas haciendo énfasis en sus productos: frambuesa y extra brut. 


Mar Hernandez Roque

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s