Lugares con conceptos bien marcados, para disfrutar de ambientes y sabores particulares.
La Alacena

Un ambiente donde lo casero, natural y fresco está a la orden del día.

Atendido por el staff y por sus propias dueñas, Julieta y Mariana, el próximo 2 de julio cumple 2 años.

El concepto de ‘alacena’ se forma a partir de la decoración del lugar y de su premisa hogareña que promete homemade cooking. Un café de exposición, en el que pueden comprarse, en el momento, las vajillas. También se pueden adquirir productos orgánicos, como  tomates o aceite de oliva.

La carta varía en torno a los productos de estación. Pero siempre hay una característica distintiva: los platos de descendencia italiana. Lo que se debe probar si o sí, las pastas caseras. Aunque si de opciones para merendar hablamos, lo que más se pide son medialunas y las tostadas en pan de campo.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

‘Durante la semana, la gente del barrio viene a almorzar y merendar, a veces también para trabajar o tener alguna reunión. Los fines de semana el público es más joven, a veces extranjeros, y lo que más piden es el brunch’.

#ABOUT

Brunch, es un término en inglés que une las palabras breakfast (desayuno) y lunch (almuerzo). Se trata de una comida abundante entre el desayuno y el almuerzo.

Desde hace un año, La Alacena también posee una panadería en el local de al lado. Todo se elabora en el día y nada tiene conservantes.

¿En dónde? La Alacena, Gascón 1401 (Gascón y Honduras)

Crédito de las fotos: Carolina Estévez Núñez

*

Cocú Boulangerie

El perfume francés se traduce en el aroma a baguette artesanal recién horneado de Cocú.

Las recetas 100% francesas, las porciones generosas y los productos de calidad, son la insignia de ésta boulangerie, según Anaïs y Morgan, los dueños de la panadería que hace 3 años y medio abría sus puertas en la esquina de Malabia y Gorriti.

‘Cocu’ en francés significa ‘cornudo y este nombre está inspirado en un clásico del cine francés, “La mujer del panadero”. La leyenda se resume en que un panadero francés se concentra tanto en su pasión por el pan, que su esposa cansada de estar sola, lo engaña con otro hombre.

En los individuales de Cocú, hay una curiosa historieta que es una adaptación de éste relato: Laurent, el panadero, se enamora de Marion, pero su vida no está en equilibrio porque es un apasionado de sus productos. Esto hace que Marion le de un portazo y lo deje sólo con sus baguettes. Los mostradores de Cocu están hechos a partir de puertas antiguas, porque representan los portazos recibidos.  

La panadería es un referente en la comunidad francesa, por ende muchos extranjeros visitan Cocú. Además, la calidad del pan francés atrae no sólo a turistas sino que al público local también, el clima es ideal para un té con amigas y para trabajar con computadoras.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

A la hora del almuerzo, el plato fuerte son los sandwichs hechos con baguettes frescas y acompañados de salsas del sur de Francia porque, según Anaïs, ‘el sabor en Cocu es sumamente importante’.

Para merendar, lo que más se pide son croissants y pain au chocolat. La modalidad es autoservicio, y los productos de panadería pueden comprarse para llevar.

¿En dónde? Cocu Boulangerie, Malabia 1510 (Malabia y Gorriti)

Crédito de las fotos: Carolina Estévez Núñez y Cocú

Café Cortázar

Un lugar para transportarse a través de la literatura.

 

Con una decoración híbrida bonaerense y parisina, este café temático inspirado en el célebre escritor Julio Cortázar, está repleto de citas de cuentos y novelas -enmarcadas o pintadas-, retratos y tapas de libros.

‘El equipo de Cortázar buscaba una esquina para un café y cuando apareció la de Cabrera y Medrano no lo dudaron. El elegido para bautizarlo fue Cortázar por la cercanía que genera: uno siente que podría haber tomado un café con él. Además, su producción abarca todo un universo de contenidos: lo literario, lo fantástico, lo político, lo urbano. Todo esto nutre la experiencia a través del espacio, la biblioteca y las propuestas culturales’.

Sin duda, lo que más llama la atención respecto de su decoración, es la ‘Biblioteca Cortázar’, ubicada en la planta baja del café. Quienes visitan la cafetería pueden tomar libros, acercarlos a su mesa y descubrir primeras ediciones, ejemplares que fueron encontrados o que fueron enviados al café desde distintos lugares del mundo, piezas únicas. Los títulos pueden estar en español, francés, portugués e italiano.

Entre las especialidades de la casa se encuentran las picadas y las pastas caseras. La opción dulce clásica es el strudel de manzanas casero con crema y canela. Para merendar, las tostadas de pan casero con queso, mermeladas o dulce de leche protagonizan lo que más se pide, codo a codo con el clásico café con leche y medialunas.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Desde el día de la inauguración, el café en honor al escritor de Rayuela, realiza eventos culturales. El primero fue “Encuentro Cronopio”. Desde entonces, se han realizado charlas abiertas, teatro, muestras, actividades lúdicas y talleres.

‘La intención de tener actividades, nació con el Café: un café temático no es el que lleva un nombre o muestra fotos, sino el que genera cultura en torno a ese concepto o imagen’.

¿En dónde? Café Cortázar, Cabrera 3797 (Cabrera y Medrano).

Crédito de las fotos: Ph. Damián Liviciche, cortesía de Nashi Contenidos.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s